No son simplemente gerentes. ¡Son líderes mentales!

Oracle Team USA

Me refiero a los CEO’s de las empresas del Silicon Valley.

Una de sus actividades centrales es dejar personalmente en claro, a sus empleados y a sus clientes, cuáles son sus ambiciones, con qué determinación encaran los desafíos que han abrazado y cuáles son sus estándares.

¿Qué me gatilló  esta reflexión?

Un día de la semana pasada almorcé con Bruno (24),  mi hijo mayor que trabaja en la sede central de Oracle en Redwood Shores, entre San Francisco y Palo Alto.  Al entrar por Marine Parkway, la calle que lleva al campus de Oracle, domina imponente el grandioso yate “Oracle Team USA”, la embarcación del club que ha ganado dos versiones consecutivas del America’s Cup (2010 y 2013), la más antigua y prestigiosa regata del mundo.

IMG_4449

El velero tiene una dimensión tan fabulosa y su arquitectura de trimarán es tan espectacular que es algo absolutamente imposible de ignorar. Más aún, dado que fue puesto deliberadamente en ese lugar, uno no puede dejar de preguntarse, como cuando se visita una obra de arte en un museo, qué es lo que el autor me está queriendo comunicar.

Le pregunté a Bruno: “¿qué está diciendo Larry Ellison, el fundador y hasta hace pocos días CEO de la empresa, al poner esta impresionante embarcación en la laguna artificial delante de su oficina en el edificio corporativo de Oracle?”. “Muy sencillo”, me respondió, “todos los días cuando llegamos a trabajar nos recuerda que somos el equipo número uno del mundo, en la industria más competitiva del planeta”. ¡Más claro, echarle agua!

Comunicadores excelsos

Ellison no es un caso aislado en el Silicon Valley. Muchos CEOs son muy visibles en la forma como dirigen las empresas a su cargo (que muchas veces han fundado ellos mismos), conversando directamente con sus empleados y con sus clientes de forma muy regular.

Steve Jobs instaló el rito de presentar personalmente y con asidua frecuencia cada nuevo producto de Apple, dejando a todos claro, dentro y fuera de su empresa, el rol centralísimo de la innovación en la compañía. Tim Cook ha mantenido con éxito la misma práctica.

Por su lado, Elon Musk, el empresario estrella del Valley en este momento, da entrevistas por doquier explicando sus emprendimientos, todos enfocados a introducir cambios radicales en la forma como vivimos (viajes espaciales a Marte, el automóvil 100% sustentable, energía solar en todos los hogares, viajes terrestres a velocidades subsónicas, etc.). Escribe también regularmente posts de su puño y letra en el blog de Tesla,   mostrando cuán importante es para él comunicar y escuchar directamente a los clientes, los que comentan y responden como si estuvieran interactuando con un empleado más de la empresa (ver también su Twitter).

Un tercer ejemplo  – y no doy más para evitar aburrir – es Sal Khan, el joven Bangladeshi-Americano que está revolucionando la educación y el aprendizaje usando el internet. Por lo menos una vez al mes nos envía a quienes hemos suscrito a la Khan Academy, un e-mail compartiendo su propio aprendizaje, nuevos enfoques pedagógicos y hasta su propia experiencia como padre y maestro de su hijo de 5 años.

Lección

¿Y en nuestras empresas? ¿Los líderes comunicamos “Urbi et Orbi”  promoviendo regular y activamente los propósitos, proyectos y comportamientos ejemplares que determinan el éxito de nuestras compañías?

En mi caso personal, tengo mucho que aprender de los CEOs del Silicon Valley.